Lunes, 17 Agosto 2015 01:00

Legisladores reprobados

Escrito por

Congreso: el nuevo botín

1.- Los nueve diputados que representan a Morelos en la Cámara Baja del Congreso federal preparan su retirada. Por lo menos ya no estarán en dicho cuerpo colegiado a partir del 01 de septiembre venidero.

 Así las cosas, les quedan 15 días naturales para disfrutar las mieles del poder… y después quién sabe. Y con respecto a los tres senadores morelenses no tienen problema, pues permanecerán en sus puestos durante poco más de dos años. O tres, si es que deciden continuar en las curules senatoriales hasta la terminación de la legislatura para la cual fueron electos, sin moverse ni solicitar licencia con miras al proceso electoral de 2018. Desde mi particular punto de vista dudo que la priísta Lisbeth Hernández Lecona, el perredista Fidel Demédicis Hidalgo y el morenista Rabindranath Salazar Solorio no vayan a buscar otro hueso allende la frontera de 2018. Los tres se sienten aptos para gobernar Morelos. Sin embargo, a estas alturas de la vida pública local e inmersos en los tiempos fatales marcados por la conclusión de la legislatura 62 a nivel federal debemos hacernos las siguientes preguntas: ¿Cumplieron y han cumplido tales “representantes populares” las promesas que hicieron durante las campañas de 2012? ¿Contribuyó o ha contribuido su paso por las cámaras de Diputados y Senadores a mejorar el desarrollo integral del Estado?

2.- Solo los ciudadanos que hayan sido beneficiados de manera directa por los 12 legisladores federales de Morelos conocen parcialmente las respuestas, pero puedo apostarles que la inmensa mayoría de morelenses ni siquiera se enteró sobre el paso de esos personajes por la Cámara de Diputados, ni está informada sobre las actividades de nuestros ínclitos senadores. Tocante al quehacer parlamentario de los nueve diputados federales y tres senadores existen diversos mecanismos para medir su productividad, pero son desconocidos por la ciudadanía. Pero de alguna forma u otra los comunicadores sociales estamos obligados a acercarles a ustedes, gentiles lectores, la información disponible. A continuación transcribiré parte de la investigación llevada a cabo por quienes integran la plataforma www.atlaspolitico.mx, a fin de establecer un ranking nacional mediante el cual se califique el desempeño de los parlamentarios mexicanos.

3.- Dicha plataforma fue desarrollada por tres jóvenes estudiantes de Harvard: el mexicano Claudio González, el brasileño Thiago Costa y el rumano Andrei Roman. Para armar el ranking con el que se mide el trabajo de los legisladores se usaron cinco indicadores, cada uno de los cuales significa un punto, por lo que el mejor diputado o senador puede obtener un máximo de 5. Un primer indicador es el de activismo legislativo, que mide las iniciativas de ley promovidas; otro se denomina Auditoría Legislativa, donde se incluyen los puntos de acuerdo presentados. Un tercer indicador es el de Debate Parlamentario, destinado a registrar las intervenciones en tribuna. El cuarto califica las asistencias, y el quinto, la transparencia del legislador en función de si hizo públicas en la plataforma 3x3 sus declaraciones patrimonial, ante Hacienda y de intereses, y, además, si informa cómo pagó su campaña política.
4.- ¿Cómo le fue a los 12 legisladores federales de Morelos? José Francisco Coronato Rodríguez, de Movimiento Ciudadano, se situó en el cuarto sitio entre todos los diputados federales, en base a su activismo legislativo, auditoría legislativa, debate parlamentario, asistencia y transparencia. Su porcentaje de calificación fue de 3.71. Juan Pablo Adame Alemán, del PAN, se colocó en el sitio 57 con 2.94 de calificación. El temixquense Javier Orihuela, del PRD, está en el sitio 108 con 2.57. En la posición 124 tenemos a Andrés Eloy Martínez Rojas, de Morena, con 2.48. En la posición 185 está Maricela Velázquez del PRI, con 2.21 de calificación. Luis Miguel Ramírez Romero, del PAN, se ubicó en el lugar 254 con 1.81. Gisela Raquel Mota Ocampo (presidenta electa de Temixco), del PRD, en el lugar 347 con 1.41. Francisco Tomás Rodríguez Montero, del PRD, en el 391 con 1.23. Víctor Raymundo Nájera Medina, del PRD, en el sitio 402 con 1.15 de calificación. Tocante a los Senadores en el sitio 20 está Fidel Demédicis Hidalgo, del PRD, con 2.79. Lisbeth Hernández Lecona, del PRI, en el sitio 21, con 2.74. Y Rabindranath Salazar Solorio, antes del PRD y ahora de Morena, en el lugar 66 con 2.02. Exceptuando a Coronato, el resto se situó en sitios nada envidiables. Luego le seguimos.

5.- Cambiemos de frecuencia. La legislatura 52 de Morelos aún pelea por hacer nombramientos y reformas durante los días que les restan de poder a los actuales diputados y por ello la posibilidad de que haya un periodo extraordinario de sesiones está latente. La pugna que se da en la búsqueda de acuerdos exhibe el interés de las diversas bancadas por meter temas propios a la agenda del eventual periodo extraordinario y en ese contexto se inscriben enfrentamientos como el de la semana anterior protagonizado en los medios por el perredista Jordi Messeguer y el pesedista Roberto Yáñez, el primero acusando al segundo de presionar para que se autorice el refinanciamiento al ayuntamiento de Cuernavaca, y el segundo negándolo. En el pleito también interviene el Ejecutivo, escatimando recursos a un Poder Legislativo que en su recta final acusa falta de dinero y se alista para heredar problemas a la legislatura 53. Esta semana habrá reuniones sobre la entrega-recepción entre ambas legislaturas y ya se verá si los diputados entrantes dicen recibir todo en orden.

6.- La apuesta de la bancada del PRD para la siguiente legislatura es a quedarse, una vez más, con el control del dinero del Congreso. En corrillos políticos sostienen que el PRD da por descontado el nombramiento de un incondicional en la Secretaría de Administración y Finanzas y quedarse con la Junta Política y de Gobierno, para hacer una pinza que le permita, mediante la presión monetaria, mantener control sobre los nuevos diputados. Habría que decir que la Junta Política le corresponde a los amarillos por ser la bancada mayoritaria y por lo mismo tendría derecho a nombrar al titular del área financiera, pero en los siguientes días falta que corra mucha saliva en las negociaciones que las diversas fuerzas políticas deben hacer para distribuir las posiciones de responsabilidad en el nuevo Congreso. De hecho, el espacio peleado por los diputados del bloque opositor a la bancada izquierdista es la presidencia de la Mesa Directiva… la que en realidad maneja la chequera del Legislativo.

7.- El Cabildo capitalino prevé aprobar una nueva solicitud de refinanciamiento dirigida al Congreso, que sería entregada a la legislatura 53 tan pronto comience funciones el 01 de septiembre próximo. Los argumentos serán iguales a los usados ante los diputados salientes, porque no hay otros: no se trata de contratar una nueva deuda sino solamente de un refinanciamiento para obtener mejores condiciones de pago y permitir al ayuntamiento disponer de mayores recursos para destinar a obras y servicios públicos. El alcalde Jorge Morales Barud debe tener la visión de que encontrará mejor ánimo para lograr el refinanciamiento entre los nuevos legisladores, luego de que en la legislatura 52 las izquierdas le cerraron el paso. A ver.

 

 

Guillermo Cinta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.