Publicado en Panóptico Rojo Domingo, 24 Noviembre 2019 02:16

Igualdad

Escrito por

"Implicar a los hombres y los niños como defensores y agentes del cambio a favor de la igualdad de género y los derechos de las mujeres".

PHUMZILE MLAMBO-NGCUKA

DIRECTORA EJECUTIVA DE ONU MUJERES

Desde el 25 de noviembre en que se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, hasta el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, este año la Organización de las Naciones Unidas (ONU) extenderá la campaña “Únete”: dieciséis días de activismo intenso contra la violencia basada en el género y una oportunidad para movilizarse y generar conciencia en todo el mundo.

La violencia contra la mujer es una violación de los derechos humanos y es consecuencia de la discriminación que sufre, tanto en leyes como en la práctica, y la persistencia de desigualdades por razón de género; dichas agresiones también afectan e impiden el avance en muchas áreas, incluidas la erradicación de la pobreza, la lucha contra el VIH/SIDA y la procuración de la paz y la seguridad.

La fecha del “Día Naranja” fue elegida por la ONU para recordar a las hermanas Mirabal, tres activistas políticas que fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo. Desde 1981, las militantes en favor del derecho de la mujer observan el 25 de noviembre como el día contra la violencia, mismo en el que se nos invita a llevar alguna prenda de ese color para resaltar el llamamiento a erradicar la violencia contra la mujer: sin reservas, equívocos o demora.

El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134 , la Asamblea General de la ONU declaró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, invitando a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que organicen en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer. El 20 de diciembre de 1993, la Asamblea General aprobó la “Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer” (A/RES/48/104).

Más recientementa, la Iniciativa Spotlight es otra idea, emprendida junto a la Unión Europea (UE), orientada a eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas, alineándose con la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible; el nombre Spotlight -que significa “foco”, en inglés- nos recuerda que, a menudo, esta violencia tiene lugar en la oscuridad, se niega o se oculta, por lo que es preciso convertirla en el centro de atención y tomar medidas para eliminarla.

Entre los datos que destaca la ONU al respecto de la violencia que se ejerce en contra de las mujeres, resaltan los siguientes:
- En todo el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental.
- La violencia contra la mujer es una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres en edad reproductiva tan grave como el cáncer y es una causa de mala salud mayor que los accidentes de tránsito y la malaria combinados.
- Sólo el 52 por ciento de las mujeres casadas o que viven en pareja decide libremente sobre las relaciones sexuales, el uso de anticonceptivos y su salud sexual.
- Casi 750 millones de mujeres y niñas que viven hoy en día se casaron antes de cumplir 18 años, mientras que al menos 200 millones de ellas se han visto sometidas a la mutilación genital femenina.
- El 71 por ciento de las víctimas de la trata en todo el mundo son mujeres y niñas, y tres de cada cuatro de ellas son utilizadas para la explotación sexual.
- Una de cada 2 de mujeres asesinadas en 2017 fue asesinada por su compañero sentimental o un miembro de su familia; en el caso de los hombres, estas circunstancias únicamente se dieron en uno de cada 20 hombres asesinados.

“No es exagerado decir que la mayor amenaza para la vida de las mujeres son los hombres, y, a menudo, los hombres a los que quieren”, ha señalado Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, quien en pasadas ocasiones ha resaltado la necesidad de “implicar a los hombres y los niños como defensores y agentes del cambio a favor de la igualdad de género y los derechos de las mujeres (…) que los hombres que creen en la igualdad de género, pasen a la acción”.

Recientemente, el pasado 7 de noviembre, el Comité de Derechos Humanos de la ONU (CCPR) para la supervisión de la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) hizo públicas las observaciones finales sobre el sexto informe periódico de México; dicho comité examinó el informe en sus sesiones llevadas a cabo en Ginebra, Suiza, los días 16, 17 y 31 de octubre de 2019, aprobando las observaciones finales el 1 de noviembre de 2019.

El Comité de Derechos Humanos ("CCPR" en la nomenclatura de la ONU) es el órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) por sus Estados partes, así como la abolición de la pena de muerte establecida por el Segundo Protocolo Facultativo por los Estados parte del mismo.

En el apartado relativo a la violencia contra las mujeres y niñas, el referido comité señala en el sexto informe periódico de México que si bien reconoce los esfuerzos institucionales adoptados por el Estado parte para hacer frente a ésta, "continúa preocupado ante el aumento progresivo", por lo que insta a fomentar la colaboración con las organizaciones de la sociedad civil que trabajan por los derechos de las mujeres y niñas víctimas para garantizar sus derechos.

En lo particular, se anotan los siguientes temas: la falta de armonización de la tipificación del delito de feminicidio entre la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV) y los códigos penales estatales, así como sus protocolos de actuación para la investigación criminal del feminicidio, y los desafíos en la implementación del mecanismo de alerta de violencia de género, incluyendo la falta de recursos financieros y la falta de información por parte de las autoridades encargadas de su coordinación.

También, la falta de un mecanismo efectivo y accesible en todo el territorio que implemente las órdenes de protección establecidas en la LGAMVLV y el reducido número de enjuiciamientos y condenas en casos de violencia contra la mujer y niñas y en virtud del delito de feminicidio.

Al respecto, apunta que México "debe intensificar sus esfuerzos para prevenir y combatir los actos de violencia contra mujeres y niñas", y señala la necesidad de armonizar la tipificación del delito de feminicidio en todo el territorio de acuerdo con el PIDCP, así como los protocolos de actuación para la investigación criminal del feminicidio, y establecer sin demoras mecanismos efectivos encargados de procesar e implementar las órdenes de protección establecidas en la LGAMVLV.

De igual modo, dotar a todas las instituciones encargadas de implementar la LGAMVLV, incluyendo aquellas encargadas de implementar el mecanismo de alerta y las órdenes de protección, de recursos financieros y humanos suficientes y debidamente capacitados; facilitar la presentación de denuncias por parte de las víctimas, asegurar que todos los hechos violentos en contra de mujeres y niñas sean investigados con perspectiva de género y de manera diligente, pronta, exhaustiva e imparcial, que los autores sean enjuiciados y sancionados y que las víctimas puedan obtener asistencia, medios de protección y una reparación integral.

Además, proseguir sus esfuerzos de formación para el personal de las instituciones judiciales, de la policía y expertos forenses (peritos), destinados a eliminar los estereotipos de género y a evitar la doble victimización de las víctimas, y fomentar la participación y colaboración con las organizaciones de la sociedad civil que trabajan por los derechos de las mujeres y niñas víctimas y supervivientes.

Muchos países han incorporado leyes para prohibir, penalizar y prevenir la violencia contra las mujeres, pero su aplicación y cumplimiento no son adecuados: los índices de denuncia de casos de violencia siguen siendo bajos y la impunidad de los agresores, muy alta.

De acuerdo con la ONU, hasta la fecha, sólo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, mientras que en 37 estados parte todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima; además, en otros 49 estados todavía no existe legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.

Este 2019, la temática del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es "Pinta el mundo de naranja: Generación igualdad se opone a la violación", en referencia a que todavía sigue existiendo impunidad generalizada en la violencia sexual y la violación.

La violencia contra la mujer continúa siendo una pandemia global, por lo que es necesario dimensionar y atender de manera urgente y efectiva la violencia feminicida, sin perder de vista que la prevención es uno de los factores relevantes para acabar con las principales causas de la desigualdad de género: debemos actuar y ser agentes de cambio, día a día.

 

 

 

Publicado en Panóptico Rojo
Margarita Rebollo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Margarita Rebollo

Más en esta categoría: « Plataformas Deshumanización (II) »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.