Miércoles, 14 Septiembre 2016 05:27

Sin credibilidad pero con buenos salarios

Escrito por

Los órganos "ciudadanizados" que fueron creados en las últimas dos décadas para ampliar los derechos o hacer efectivos aquellos que no se respetaban hace tiempo que dejaron de cubrir su labor, para convertirse en agencia de colocaciones de los políticos de los partidos con representación legislativa.

 Las reformas introducidas a la ley del IMIPE, por ejemplo, que pretenden disuadir a los buscadores de información, son notoriamente inconstitucionales pero allí siguen sin que a los titulares del órgano garante de la transparencia les motive a actuar de manera decidida.

Y así puedo enumerar otros organismos o los órganos de control que se integran por decisiones de los partidos políticos, incluido el Poder Judicial o los organismos fiscalizadores del gasto público.

El silencio cómplice de nosotros los ciudadanos ha permitido la degeneración de esas instituciones, hasta el grado de hacerles perder su credibilidad, pero no los salarios que pagan.

 

Oscar Davis

oscardavismtz.blogspot.com | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « Cosas que se ven Amargado »