Publicado en Editorial Jueves, 03 Octubre 2019 04:35

Exceso

Escrito por

Por enésima vez, los ciudadanos volvieron a sufrir las consecuencias de una protesta por la defensa de intereses de un pequeño grupo, en este caso, de los comerciantes que acostumbran colocarse a las afueras del hospital general del IMSS en la avenida Plan de Ayala. 

Esos comercios hacen dificultoso el paso de enfermos y ancianos hacia el nosocomio, pues su operación bloquea la no muy ancha banqueta.

Sin embargo, ayer que fueron desalojados reclaman un derecho de propiedad que no tienen y lo hacen con métodos radicales que dañaron a los ciudadanos que nada tienen que ver con su problema.

Los que cerraron la avenida Plan de Ayala en el horario de mayor afluencia de tráfico vehicular no llegan a veinte personas.

Sin embargo, dañaron la vida de decenas de miles de conductores y usuarios del transporte colectivo, que ya no pudieron llegar a tiempo a sus destinos.

Los manifestantes alegaron que deben llevar el sustento a sus hogares, pero ayer privaron de ese derecho a una enorme cantidad de personas totalmente ajenas al conflicto.

Esa actitud debe ser considerada, a fin de que se les trate con el mismo rigor que ellos trataron a la ciudadanía, no como ajuste de cuentas sino como aleccionador ejemplo.

Publicado en Editorial

Lo último de La Redacción

Más en esta categoría: « Impasse Retención injustificada »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.