Martes, 27 Octubre 2015 01:00

El Niño: una temporada de trastornos climáticos

Escrito por

El huracán más grande de la historia azotó a México la semana pasada. ‘Patricia’ se formó con gran rapidez lo cual nos impactó mucho, sobre todo a las personas que se encontraron en su camino. A fin de cuentas ‘Patricia’ sí afectó fuertemente a México pero no con el poder destructivo que habíamos imaginado ni con la fuerza devastadora que las autoridades y los medios nos llevaron a temer, afortunadamente. El paso del huracán dejó muchas viviendas y propiedades dañadas, causó serias inundaciones y afectó la vida de millones de personas desde las costas de Jalisco, Colima y Nayarit, hasta ciudades importantes como Guadalajara y más allá. Provocó muchas lluvias intensas también en Estados Unidos, sobre todo en Austin, Texas, donde afectó la carrera de la Fórmula 1 el fin de semana completo.

Este huracán se hizo tan grande por causa del calentamiento global, sobre todo por la temperatura más alta del océano Pacífico, combinado con mucha humedad en el ambiente. Otro factor importante es que este año estamos sintiendo los efectos de El Niño: las proyecciones indican que este fenómeno climático que afecta la costa occidental de América será este año uno de los más intensos jamás registrados.

El sitio web Expansión (http://mexico.cnn.com) reportó en agosto pasado que “los científicos dicen que las aguas del Pacífico Oriental se están calentando, lo que podría originar un fenómeno de El Niño más intenso que podría competir con el de 1997, que causó un caos climático en todo el mundo: desde deslaves en California hasta incendios en Australia… Según el pronóstico más reciente del Centro de Predicciones de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), El Niño de este año es ‘considerable y se está fortaleciendo’”.

El Niñose forma cuando se calientan de manera significativa las aguas del Pacífico cercanas a Sudamérica. Este fenómeno ocurre cada dos a siete años y su intensidad varía, dependiendo del grado de calentamiento del océano; es posible que tenga hasta cuatro grados más caliente de lo usual. Cuando esto ocurre las consecuencias son potencialmente devastadoras, porque este fenómeno trastorna no sólo el clima de México y toda América, sino incluso el de otros continentes. “Si El Niño es intenso también afecta la temporada de ciclones en todo el país. Entre más caliente esté el Pacífico, más huracanes se generan”. Ya vimos un resultado directo en México: el caso del huracán ‘Patricia’.

Como dijo el Dalai Lama recientemente, no hay otro planeta a dónde irnos. Éste es nuestro único hogar. Tiene toda la razón cuando explica que no se trata de política ni de religión, sino de la supervivencia de la humanidad. Se refiere al Tíbet como el techo del mundo (roof of the world), dada su posición geográfica y la altura de sus tierras. Para él, es necesario reconocer la importancia del Himalaya por lo que está pasando en esa región: el derretimiento constante de sus glaciares. En las últimas tres décadas los glaciares han decrecido en un 21%. Más de mil millones de personas dependen del agua que tiene su origen en esos glaciares. Se entiende muy bien la problemática.

Mientras que México sufre los remanentes del huracán ‘Patricia’ y trabaja velozmente para corregir sus efectos, restablecer los servicios y ayudar a los damnificados, el planeta Tierra está en alerta: El Niño este año será descomunal, retador y amenazante. Ya estamos avisados y no será fácil.

 

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.