Detalle del patio de la casa de Félix. Félix Aguilar en su casa de Tlaltizapán. Temezcal. Detalle del patio de la casa de Félix. Félix Aguilar en su casa de Tlaltizapán. Temezcal. Fotógraf@: MÁXIMO CERDIO
Publicado en Sociedad Lunes, 11 Noviembre 2019 05:18

Canto, cuento, música y otros choros

Escrito por

Todo está listo para el primer encuentro de artistas de Hidalgo y Morelos, en Tlaltizapán.

Tlaltizapán.- La cabeza hubiera sido más o menos "Con encontronazo de machos, confirman reunión de artistas de Hidalgo y Morelos en Tlalatizapán", pero el verdadero sentido de la reunión hubiera llevado a varias posturas y convicciones que no todos los participantes comparten.

El sábado 9 del presente mes, como a las 3 de la tarde, me apersoné en la casa del doctor Félix Aguilar Lozano, en Tlaltizapán, para que me confirmara su asistencia. Me recibió en la entrada de su casa, sin zapatos, sin camisa y sin sombrero, acompañado por una perra chica, que quería que yo la acariciarla todo el tiempo.

En “Al sur del paraíso”, así se llama la casa del médico, nos sentamos en el patio, debajo de un árbol grande de cuyas ramas el galeno tiene colgado un costal al que golpea con bastante frecuencia practicando sus habilidades de púgil, ninja y revolucionario.

Será una reunión de músicos, poetas, narradores, pintores, que compartirán algo de su trabajo. Viene gente de Hidalgo y de Morelos. Sábado 30 de noviembre a las 7, aquí mero, en la calle, le dije.

Aceptó, aunque me pidió lo hiciéramos en su casa y no en la calle: se habían escuchado plomazos y sirenas de patrullas cerca de allí.

La casa de Félix es amplia y hay algunos cuartos que se pueden habilitar como dormitorio, incluso un temazcal, tipo apando o iglú, que se puede usar como habitación o “anexo”.

Muy importante es consignar que esta propiedad cuenta con piso de tierra, lo que evita las dolorosas y molestas raspaduras por caída.

En la reunión con el hijo predilecto de Hipócrates nos comprometimos a cooperar para la renta de un equipo de sonido. Una hora pagaría él y si eso se ponía bueno haríamos una vaca para pagar más tiempo. También dijimos que compraríamos algunos pollos fritos y llevaríamos agua. La bebida que la traiga el que quiera beber, me dijo enfático, categórico y hasta sicalíptico.

Comenzaremos como a las 7 pm y terminará cuando los invitados lo dispongan, los participantes se apuntaran conforme lleguen, eN su momento procesal oportuno les pondré a consideración el programa del magno evento, afirmé y el médico aceptó.

Se va a llamar “Zona de tolerancia. Canto, cuento, música y otros choros; encuentro entre Hidalgo y Morelos”.

Haciendo gala de su sabiduría que ha transcendido su barrio, el doctor me dijo que en el siglo pasado justamente en ese barrio donde está su casa era el de las trabajadoras sexuales, mal llamadas putas, y que le parecía bien el título, también le dije que sería en homenaje a José José o a Francisco Toledo, y me respondió que a los dos.

 

Cierre del trato

Para que no quedara duda de que ese compromiso no era choro o desmadre me pidió que le hiciera un video donde invitaba a los artistos y artistas al encuentro.

Se puso su sombrero, una camisa roja y frente al temazcal soltó la invitación. La perra que exigía cariño no lo dejaba ni a sol  ni a sombra.

Voy a escribir mi bienvenida, me advirtió. Y yo le sugerí que buscara el parlamento de bienvenida entre Francisco Villa y Emiliano Zapata, en Xochimilco.

Me despedí de mi amigo y me acompañó a mi auto.

-¡No mames, es el Teponeitor!

-Toponeitor, Teponeitor es como teporocho... –corregí.

Se tomó unas fotos con el vehículo y nos despedimos como se despiden los hombres.

La perra ávida de cariño me echó una última mirada de ternura.

Me faltó sugerir al galeno que como palabra clave para entrar al concierto del 30 usáramos una frase de las rolas del Príncipe: “Hasta la golondrina emigró presagiando el final” (más hombría que “qué triste fue decirnos adiós”).

 

Parte del elenco

Vienen de Hidalgo una banda de Farolito Literario, colectivo que hace mucha bulla por aquellos lados.

Confirmaron asistencia los poetas Berenice Montoya, Toky Rush, Christian Pacheco "Yiyo", Manuel Rodríguez "Disturbio" y Hugo A. Grados Maya, el Bocinass, los rockeros Antonio Páramo, Sandra Candia y Hugo "Bocinass", el pintor Rico Km. Y el Fannie "La Camelia".

No conozco personalmente a ninguno, mi contacto es Hugo Alberto, con quien hemos tenido sesudas reflexiones sobre alcoholismo y otros temas menos profundos.

De Morelos llegará puro pesado:

Leonardo Martínez el León del Acordeón, el Alacrán de San Antón, el poeta campesino Alejandro Machuca, Máximo Cerdio, Fanny Quezada y otras figuras del sur que están por confirmar.

Esperamos también la confirmación del maestro Isaías Alanís, de Jiutepec, para esta reunión fecunda.

 

Las cuestiones de seguridad fundadas

Originalmente el encuentro se haría en Huizilac, el mes pasado, pero se cambió de sede por seguridad. Por aquellos días, se reportó un asalto a una familia cerca de Tres Marías, eso supuso demasiado riesgo para los compañeros revolucionarios.

La balacera que oyó el doctor Félix el día del compromiso no fue producto de ninguna alucinación. Horas antes de nuestro encuentro, hubo un enfrentamiento entre policías y civiles en un crucero de Huatecalco. Se detuvo a tres personas, dos de ellos resultaron heridos, se incautó un fusil de asalto AR-15. Ese mismo día, por la tarde, al extremo de la carretera local Ticumán-Yautepec, a la altura del restaurante Panzacola, se reportó el hallazgo de una camioneta blanca con dos cuerpos en su interior, calcinados.

 

La gente se pregunta: ¿y esos quiénes son…?

Esta reunión ha causado ya expectación desde hace dos meses. Mucha gente ha preguntado por los datos para valorar su asistencia. En estos días se subirá la información completa a diferentes redes sociales.

“Pueden llevar a sus hijos, para que les digan: ‘mira, así eran los hombres de finales de siglo’. En algún momento del programa podría yo acompañar a uno o dos niños o maridos a que tocaran a los artistos machos” dije a dos o tres reporteras que me vieron con ojos redondos en cuya blancura se podía leer claramente: este wey está pendejo o loco o los dos.

 

 

 

 

Publicado en Sociedad
Etiquetado como
Máximo Cerdio

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Máximo Cerdio

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.