Publicado en Internacional Lunes, 20 Agosto 2018 09:52

Beijing disfruta de su cielo 'más azul' en una década

Escrito por BLOOMBERG

China busca reducir la cantidad de energía que obtiene del carbón al 58% para 2020 con ayuda del proyecto antismog que promueve uso de gas natural en lugar de carbón.

Los residentes de Beijing han estado respirando el aire más limpio en una década, mientras comienzan a cosechar los beneficios de la iniciativa antismog de China.

De las siete lecturas mensuales de contaminación más bajas en esta ciudad capital desde 2008, cinco se han registrado desde el comienzo del verano pasado, según los datos recopilados por la Embajada de los Estados Unidos en Beijing. Fue entonces cuando los funcionarios chinos intensificaron la aplicación de políticas que restringían la quema de carbón en Beijing y las zonas aledañas.

Los niveles de contaminación en julio promediaron 44 microgramos de partículas suspendidas en el aire por metro cúbico, el séptimo más bajo desde que comenzaron los registros en 2008.

La mejora de la calidad del aire subraya la rapidez con que China está atacando el problema del smog que creó el "airpocalypse" de Beijing en 2013, cuando las diminutas partículas alcanzaron un máximo de 35 veces el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Desde que el presidente Xi Jinping convirtió la lucha contra la contaminación del aire en una de las principales prioridades del país, millones de empresas y familias del norte se vieron obligadas a cambiar de carbón a gas natural de combustión más limpia para obtener energía industrial y calefacción doméstica.

"China ha hecho una promesa muy clara de 'recuperar los cielos azules'", dijo Tim Buckley, director de estudios de finanzas energéticas en el Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero de Sydney. "No pasa una semana sin que China no introduzca una nueva regulación o política para promover este compromiso".

El resto del mundo está pagando por el aire más limpio de Beijing. El aumento en el consumo de gas de China lo ha convertido en el mayor importador mundial de combustible y ayudó a elevar los precios mundiales del gas naturallicuado el invierno pasado al máximo desde 2014. Los recortes de producción y la capacidad para reducir la contaminación de las acererías han apoyado a esto.

Pero todavía hay un largo camino por recorrer y está aumentando el costo de cambiar la energía del país a combustibles más limpios.

China está buscando reducir la cantidad de energía que obtiene del carbón al 58 por ciento en 2020, de alrededor del 60 por ciento ahora, sustituyendo el gas natural por calefacción doméstica y calderas industriales y reactores nucleares por plantas de carbón, dijo el analista de Jefferies Group LLC Laban Yu en un comunicado.

Donald Trump y las tarifas a la importación de energía

Las tarifas de represalia sugeridas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pueden aumentar los costos de importación de energía.

Los políticos chinos ahora apuntaron a las importaciones estadounidenses de gas natural, incluyéndolas en una lista de productos que podrían recibir un arancel del 25 por ciento, lo que indica que Xi podría estar dispuesto a sufrir un poco para evitar la escalada de la disputa comercial de Trump.

La rápida industrialización de China y la subsiguiente degradación ambiental siguen un camino forjado por los países occidentales: Charles Dickens describió el "descenso del humo desde las ollas de las chimeneas, formando una suave llovizna negra" en el Londres del siglo XIX. Pero su rápida limpieza podría superar los esfuerzos anteriores, según Jiang Kejun, investigador de Energy Research Institute de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China.

"Nuestra tecnología es mejor que la que existe en Londres, por lo que es probable que China vaya más rápido para frenar la contaminación del aire", dijo Jiang.

Publicado en Internacional
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.