Jueves, 15 Marzo 2012 08:05

Jorge Meade: nuevo cargo

Escrito por

MMG: ¿Mostró el músculo?

Alrededor de las 16:15 horas de ayer trascendió el nombramiento de Jorge Meade Ocaranza, “ex” de muchas cosas en Morelos, como coordinador general de la campaña de Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en nuestra entidad federativa, lo cual significó que el Comité Ejecutivo Nacional del propio instituto político lo hizo definitivamente a un lado en la designación del candidato tricolor a la presidencia municipal de Cuernavaca. A las 15:35 de la tarde, Meade escribió en su cuenta de “twitter” que se encontraba reunido con Pedro Joaquín Coldwell, máximo jerarca nacional del Revolucionario. Minutos después, la información fue subida al portal de internet del PRI.

Así las cosas y hasta el momento de redactar la presente columna (las 18:00 horas), sólo quedaban dos prospectos en torno a la misma postulación: Jorge Arizmendi García y Jorge Morales Barud (en orden alfabético). El ixtleco (fue gobernador sustituto de Morelos entre 1998 y 2000) tiene el apoyo del CEN gracias a las influencias de Arturo Montiel Rojas, ex gobernador del Estado de México, de quien fue representante en el proceso interno del PRI para la elección de su candidato presidencial en 2006 (finalmente perdió ante Roberto Madrazo Pintado). Recuerden ustedes que Montiel es tío de Peña Nieto. Más claro, ni el agua.

Horas antes de que se difundiera el comunicado referente a la designación de Meade Ocaranza, el consejero político nacional había hecho un llamado a la dirigencia estatal de su partido y a la representación nacional del organismo en Morelos (a cargo de Joaquín Hendricks Díaz), “a no echar por la borda el capital político de cientos de priístas que buscan una posición y promover, a través del diálogo y el respeto en todos sentidos, la construcción de candidaturas unificadas”. Y recomendó, a escasas horas para la definición de abanderados a las 33 presidencias municipales y 18 diputaciones de mayoría relativa (dentro del clima de tensión y en algunos casos de confrontación durante varias asambleas distritales y municipales para el registro de delegados), prudencia a los militantes, pero también a la dirigencia local que encabeza Manuel Martínez Garrigós y al representante nacional Joaquín Hendricks Díaz, a fin de respetar la representación y la militancia en toda la estructura territorial. “Se requiere construir candidaturas en la unidad y con acuerdos que deben ser producto del dialogo; imponerlas y forzarlas generará el rompimiento”, vaticinó Meade Ocaranza. Desconozco si a esa hora del día, Meade (ha sido delegado general del CEN en varios estados) ya había sido notificado sobre la designación que, desde luego, partió del Comité Ejecutivo Nacional.

Alrededor del mediodía escuché a Maricela Sánchez Cortés, “ex” de muchas cosas en Morelos (fue candidata gubernamental en 2006), con una reflexión similar a la de Meade. Aunque su siempre aliado Guillermo del Valle es candidato priísta a segundo senador de la República y su hija Maricela Vázquez Sánchez candidata a diputada federal plurinominal (ocupa el segundo sitio en el listado de la IV circunscripción, lo cual le garantizará su arribo a la Cámara Baja), Sánchez Cortés señaló que “yo no participo en ninguna decisión del PRI y no quiero ser cómplice de su derrota. Yo pido votos para Peña Nieto y Del Valle”, la controversial fémina. “Yo invito a votar por Peña Nieto y Del Valle, me reservo mi opinión y mi voto en Morelos. El hecho de que en Morelos no haya acuerdos no amerita castigar al PRI nacional, ni a Peña Nieto. Es el mejor candidato. Hay gravísimos errores del PRI en la organización del proceso de hoy, las candidaturas están en grave riesgo, la elección en Morelos se puede perder. El PRI Morelos enfrentó a los priístas; el personaje que debería asumir el liderazgo (Amado Orihuela) no acaba de ser candidato”. Sopas.

De acuerdo a las convocatorias expedidas hace unos días por el Comité Ejecutivo Nacional del PRI para elegir a sus candidatos a 33 ayuntamientos y 18 diputaciones de mayoría relativa en Morelos, ayer debieron efectuarse las asambleas territoriales para elegir a los delegados que participarán en las convenciones respectivas el domingo 18 de marzo, donde el principal objetivo será convalidar candidaturas unificadas (de no conseguirse habrá “cenas de negros” a granel). Sin embargo, lo anterior (candidatos unificados) se vislumbra difícil desde ahora, pues en varias regiones surgió la polarización y hasta la violencia física entre grupos rivales de priístas (así sucedió en Acapantzingo, en Cuernavaca), desde luego inconformes porque tal o cual personaje “será el bueno”, en los casos de alcaldes y legisladores locales. Fue así como quedó evidenciada la falta de acuerdos, la inadecuada evaluación de aspirantes, la poca operación política y el fracaso de las famosas encuestas. El escenario presagia tormenta, a escasas horas del registro de precandidatos programado para hoy. ¿Dónde será necesario llevar a cabo asambleas territoriales extraordinarias de manera urgente, a fin de que no haya posibilidades de impugnaciones ante las autoridades electorales? Hoy lo sabremos.

Mientras que por todos lados hay quienes se sienten más fregones que otros, en Cuernavaca trascendió que José Martínez Garrigós, hermano del presidente del Comité Directivo Estatal del PRI; Mario Chávez Ortega, ex regidor en Cuernavaca; Guillermina Sánchez Cortés, también ex regidora en la misma comuna; y Luis Flores Ruiz, ex presidente municipal de Cuernavaca, serán los candidatos priístas a las diputaciones locales en los distritos I, II, III y IV, respectivamente. Debo insistir en que estos datos, hasta el momento de redactar la presente columna, eran extraoficiales. A ver.

Guillermo Cinta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.