Publicado en Vida y Estilo Martes, 21 Agosto 2018 09:17

Con aguja e hilo estos hombres bordan sus sueños

Escrito por Janet Gómez

Armados con aguja e hilo, al menos 95 hombres de San Nicolás, localidad ubicada en la Sierra Otomí Tepehua de Hidalgo, día con día trabajan con sus manos para bordar sus sueños.

Oliver Teodoro es uno de estos hombres, quien saltó indirectamente a la fama, luego de que una reconocida firma de ropa, utilizara uno de sus diseños para comercializar suéteres, sin su consentimiento.

Sin embargo, el plagio no apagó las creaciones de Oliver ni de ninguno de sus compañeros, quienes siguen elaborando piezas atractivas por su colorido, utilizando imaginación e ingenio.

Oliver reconoce que nunca platicó con Mango, la marca que utilizó su diseño sin permiso, incluso cuando reconoció que sí había infringido en el plagio, porque no hubo interés ni de ésta ni tampoco de las autoridades en apoyar su caso.

Con 27 años de edad, hoy por hoy, el sueño de Oliver es estudiar Diseño de Modas, pero la falta de recursos sólo le permitió terminar hasta la secundaria. Su vocación la descubrió gracias a su madre, quien un día lo vio dibujando en las hojas de su cuaderno, entonces, le dio un pedazo de manta, aguja e hilo y así comenzó a bordar.

“Nunca recibí burlas, pero sé que en otros lados es mal visto, sobre todo entre los jóvenes como yo”, aseguró Oliver, quien ahora lidera a 25 empleados en un taller de bordado, por cuyas creaciones puede obtener hasta $2,500 pesos.

La masculinidad de los tenangos

Los tenangos son piezas bordadas de manta, cuyos diseños son únicos en la mayoría de los casos, donde la flora, la fauna y las combinaciones vistosas de colores, construyen hermosos mundos.

Hace 10 años, los caballeros comenzaron en esta labor, ya fuera por accidente o por ayudar en el negocio a sus esposas, pero hoy, ellos son la piedra angular del trabajo en bordados.

Ahora, Oliver diseña desde vestidos de novias, para XV años, tenis, suéteres y demás prendas. El también empresario alude a que hace ocho años, su trabajo era poco valorado, pues se tardaba un mes en crear una pieza que vendía a 300 pesos; pero hoy las cosas son diferentes y sus diseños tienen reconocimiento a nivel mundial.

El valor de los textiles

Los tenangos son parte de la herencia en el diseño textil artesanal y mantener viva esta herencia, no es sólo labor de turistas y visitantes, sino también de la mente de aquellos hombres y mujeres que bordan a pulso sus maravillosas creaciones.

Telas blancas como lino, manta, seda, algodón, muchos hilos de diversos colores y maravillosas texturas, que toman forma en plazos que van desde semanas hasta meses, conforma la esencia que estas piezas ostentan en la artesanía nacional.

Hermosas combinaciones y diseños irrepetibles con pájaros, venados, flores, conejos, árboles, perros, niños, burros, armadillos, toros, tulipanes, libélulas, peces, gallinas y escenas de la vida cotidiana otomí, enmarcados con grecas y algunos otros símbolos prehispánicos.

De esta forma, los tenangos rinden un pequeño homenaje a nuestra cultura y tradiciones, al tiempo que forman parte de la herencia cultural de todos los mexicanos.

Modificado por última vez en Martes, 21 Agosto 2018 09:21
Publicado en Vida y Estilo
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.