En el periodo de entreguerras, Márai fue muy reconocido en Hungría. Tras la prohibición de su obra pasó varias décadas en el olvido, hasta que varias editoriales la «rescataron» y difundieron en varios países. En el periodo de entreguerras, Márai fue muy reconocido en Hungría. Tras la prohibición de su obra pasó varias décadas en el olvido, hasta que varias editoriales la «rescataron» y difundieron en varios países. Fotógraf@: TOMADA DE LA WEB
Publicado en La Tinta Insomne Lunes, 19 Diciembre 2016 05:21

El último encuentro

Escrito por

El 22 de febrero de 1989, el escritor húngaro Sándor Márai (1900) se quitó la vida en la ciudad de San Diego, California. 41 años antes dejó su país para emigrar a Estados Unidos, ante la llegada del comunismo a la nación centroeuropea.

El de Sándor Márai es uno de esos casos «curiosos» de la literatura. Su obra fue prohibida en Hungría y ello lo relegó prácticamente al olvido. Sin embargo, tras permanecer décadas en las sombras, los libros de este autor fueron reeditados y alcanzaron una fama que hoy en día lo colocan como uno de los escritores húngaros más conocidos en el mundo.

Hay quienes consideran que se trata de un creador sobrevalorado y no le dan cabida en el grupo de «los grandes del siglo XX». Sea o no, merece una oportunidad de lectura. Por eso, esta semana mi recomendación es la novela El último encuentro (Salamadra, 1999; traducción de Judit Xantus Szarvas), la cual fue publicada originalmente en el año de 1942.

Las acciones de esta novela acontecen dentro de un castillo que se ubica al pie de los Cárpatos. Décadas antes, ese espacio albergó fiestas lujosas en sus salones de estilo francés, donde resonaba la música de Chopin.

Sin embargo, en el tiempo en el que transcurre la novela ya no hay nada de ello: el fin de una época se asoma y la llegada de una nueva es inminente.

El castillo es habitado por un viejo general de la Guardia Imperial y la nodriza Nini. Aquél espera por el reencuentro de su gran amigo de la juventud y de la academia militar, Konrád, al que no ha visto desde hace 41 años y que invitó a cenar debido a que está de visita en la ciudad.

La historia está contada por un narrador omnisciente y divida en prácticamente dos partes. En una se cuentan las anécdotas de los personajes centrales para enterar al lector acerca de la amistad que hubo entre los otrora jóvenes, a través de los recuerdos del anciano.

La segunda parte de la novela tiene que ver, precisamente, con el encuentro entre los antiguos camaradas. El viejo coronel y Konrád se reencuentran en el castillo e inicia una serie de monólogos del antiguo militar: apenas si le da opción al otro hombre para responder a sus cuestionamientos.

Porque, en el fondo, más que ver a su amigo, el dueño del castillo es acechado por una duda que lo ha mantenido inquieto durante décadas; el recuerdo de una mujer le arrebata la tranquilidad y Konrád es el único que puede resolver sus dudas.

La prosa de Márai es fluida y no representa dificultad alguna para el lector. Entre los temas abordados en la novela se destacan la amistad, la decadencia, la vejez, la traición…

No estamos ante El Autor húngaro, pero sí ante un escritor honesto y eso, en literatura –en la vida, pues– es lo que a fin de cuentas pone las cosas en su debido sitio.

La historia se lee con calma, a veces pausada, a veces en forma frenética. El encuentro entre los viejos se torna en un duelo sin armas, ambos se exponen a corazón abierto, sin prejuicios ni ataduras. El coronel está convencido de que conocer la verdad no será fácil, pero considera que a su edad difícilmente se dejaría dominar por los impulsos que aquélla le despierte. Se trata, pues, de una novela que guarda momentos de lucidez y permite abrir la puerta a la obra de uno de los escritores que gozan de buena popularidad entre los lectores hispanoparlantes.

Publicado en La Tinta Insomne
Etiquetado como

Lo último de Jorge Arturo Hernández

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.