El 21 de noviembre, este próximo lunes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conmemora el Día Mundial de la Televisión, proclamado por la Asamblea General desde el año 1996, una fecha que celebra además la realización del Primer Foro Mundial sobre dicho medio en la ONU; cabe agregar que en la resolución 51/205 del organismo humanitario, se invita a los Estados a observar ese Día promoviendo intercambios de programas centrados en la paz, la seguridad, el desarrollo económico y social y la cultura, entre otras cuestiones.

 Transcribo: “Las Naciones Unidas quisieron así señalar tanto la creciente influencia de la televisión en el proceso de toma de decisiones, a través de la atención que atrae sobre los conflictos y las amenazas a la paz y a la seguridad, como en su potencial para afinar la atención en otros asuntos importantes, incluidos los sociales y económicos. De esa forma, la televisión fue reconocida como una herramienta importante de orientación, canalización y movilización de la opinión pública. Su impacto en los asuntos políticos no puede, por tanto, negarse”.

Este año, el Servicio de Televisión de las Naciones Unidas también celebrará una jornada de puertas abiertas en sus estudios.

Herbert Marshall McLuhan, filósofo e investigador, a mediados de la década de los 60 llamó por primera vez la atención del público respecto a la redefinición de medios de comunicación y mensajes, advirtiendo sobre el potencial que tenía la televisión, a quien llamaba “el gigante tímido”, tratando de generar conciencia sobre su gran poder; se ha comentado que, en su vida privada, McLuhan rechazaba a dicho medio a tal punto que le pedía a su hijo que impidiera que sus nietos la vieran, ya que los niños recibirían una mayor influencia por los “mandatos sensoriales envolventes de la imagen televisiva”, lo cual podría conducirlos al mimetismo.

Otro de los estudiosos acerca de la revolución de las comunicaciones que es conveniente recordar en este artículo, es Alvin Toffler, futurista estadounidense. En el año de 1980, en su libro “La Tercera Ola”, Toffler reconoció a la televisión como el medio de comunicación emblemático de las sociedades de lo que ha llamado ‘Segunda Ola’: “la televisión multiplicó el número de canales por los que el individuo obtenía su imagen de la realidad (…) Esta imaginería centralmente producida, inyectada por los medios de comunicación en la mente de la masa, ayudó a lograr la uniformización de comportamiento requerida por el sistema industrial de producción”.

Cabe abrir de nuevo el espacio para el pensador canadiense McLuhan, quien en su libro “Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del hombre”, publicado hace 50 años, parece anticiparnos el fenómeno del Internet: “Tras tres mil años de explosión, mediante tecnologías mecánicas y fragmentarias, el mundo occidental ha entrado en implosión. En las edades mecánicas extendimos nuestro cuerpo en el espacio”.

Y continúa: “Hoy, tras más de un siglo de tecnología eléctrica, hemos extendido nuestro sistema nervioso central hasta abarcar todo el globo, aboliendo tiempo y espacio, al menos en cuanto a este planeta se refiere. Nos estamos acercando rápidamente a la fase final de las extensiones del hombre: la simulación tecnológica de la conciencia, por la cual los procesos creativos del conocimiento se extenderán, colectiva y corporativamente, al conjunto de la sociedad humana, de un modo muy parecido a como ya hemos extendido nuestros sentidos y nervios con los diversos medios de comunicación”.

El tercer estudioso al cual haremos referencia este domingo, en ocasión del Día Mundial de la Televisión, es Umberto Eco, escritor y semiólogo italiano fallecido el pasado mes de febrero. Durante una conferencia de prensa en el Gran Palacio de la Real Escuela de Equitación en Turín, Eco señaló que si “la televisión había aprobado al tonto del pueblo, ante el cual el espectador se sentía superior”, el “drama de Internet es que ha aprobado al tonto del pueblo como el portador de la verdad”.

Este fin de semana también se lleva a cabo el programa “El Buen Fin”, en el cual el rubro de electrónica es uno de los más buscados; según  estadísticas de años anteriores, los mexicanos aprovechan la oportunidad para hacerse de bienes durables, sobre todo en el ámbito tecnológico.

En un artículo publicado en Forbes México y escrito por Gerardo Villafranco, en el año 2013, se apunta lo siguiente: “’en el Buen Fin 2012, los consumidores adquirieron principalmente televisiones, todo lo que son Smart TV fue lo que más se movió’, afirma José Luis de la Vega, director de mercadotecnia corporativa de Samsung Electronics México (…) la tendencia puede sostenerse, pues el tiempo que los mexicanos le dedican a la televisión, oscila alrededor de 13 horas, según datos del Inegi”.

Mientras que en un artículo de José María Pertusa, publicado en este mes también en Forbes México, el autor anota que “durante estos días, las categorías más populares seguirán siendo celulares, televisores, computación y hogar. Sin embargo, cambiarán los artículos más demandados. A pesar del empuje de las marcas por la tecnología 3D, la característica más valorada por los consumidores mexicanos es el tamaño y la conexión a internet (…) México es el segundo país con más tráfico en Netflix, sólo después de Estados Unidos. La mayoría de las Smart TV permite la visualización de video bajo demanda con Netflix, YouTube y otros proveedores, sin necesidad de dispositivos externos”.

La televisión es uno de los fenómenos básicos de nuestra civilización, y como tal habría que estudiarla en cada una de sus manifestaciones: ¿Un gigante tímido? ¿El multiplicador referente por el cual el individuo obtiene su imagen de la realidad? ¿La transparencia perdida? O citando de nuevo al autor de “El nombre de la rosa”, haríamos eco de sus palabras al afirmar que la televisión es un fiel reflejo de las ideologías, y para imbuir una visión democrática real en un pueblo bastaría decir: "Usad el medio en el espíritu de la Constitución y a la luz de la inteligencia".

No dejemos, entonces, de ser ciudadanos informados, desconfiados incluso, mirando cómo se desarrolla todo en la televisión. No ‘contemplemos’ únicamente la historia de nuestros días, e identifiquemos si nuestra atención a los acontecimientos rebasa ya lo hipnótico al mirarlos transmitidos por TV, relampagueando ante nuestros ojos.

Si la ONU ha destacado que dicho medio de comunicación tiene un “potencial para afinar la atención”, este día coincidimos con Eco: “La televisión se nos aparece como algo semejante a la energía nuclear. Ambas sólo pueden canalizarse a base de claras decisiones culturales y morales”.

Margarita Rebollo

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « Asombro II Dicotomía »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.