Imprimir esta página
El visitante El visitante Fotógraf@: TOMADA DE LA WEB
Publicado en Lunear La Palabra Lunes, 19 Octubre 2020 05:53

El visitante

Escrito por

No puedo eludir el influjo de una luna como esta. La sangre calienta las yemas de mis dedos y alrededor de mí vuelan presencias que buscan vida en la tinta. Aderezo la imaginación con un buen trago y me dispongo ante el teclado. Es una noche iluminada de viernes, apta para los delirios. La mayoría los busca en fiestas y en esas canciones y bailes que uniforman los impulsos; yo en mi soledad.

            Hay un personaje que ha estado rondando mis días y noches, quitándome el sueño. Hoy lo elijo, lo tomo de la mano como lo haría un sultán con alguna dama ignorada de su harem, y bailamos una danza de palabras que inusitadamente resulta amable, incluso divertida. ¡Es bueno que esta vez mi inspiración sea de comediante! No quiero saber de las tristezas y tragedias que han llenado mis últimas historias, aunque reconozco mi proclividad para darles vida. Qué amable es el tiempo para un enfermo de literatura si dos buenos tragos de whisky ayudan a engendrar dos buenas cuartillas, sustanciosas, armónicas, interpretaciones de la vida que aspiran a ser más que dos vulgares fotografías, con su halo de poesía que las eleva y su pizca de humor que entretiene. Mis dedos pulsan alegres tras la tercera página, pero ven interrumpido su ímpetu justo a la medianoche, cuando escucho que tocan a mi puerta. Es extraño, porque no espero a nadie; antier tuve cita con mi amante ―aunque sus furores suelen ser imprevistos y en ocasiones rompen el orden que me he impuesto― y ayer tomé vino con mi mejor amigo y visité a mi madre.

            Al deslizar la ventanilla para ver quién es, descubro el rostro del vecino que renta el departamento que justo está enfrente de mi casa. Antes conviví dos o tres veces con él, supe de su propensión al alcohol y de sus crisis existenciales. Abro la puerta y siento un estremecimiento al verlo, iluminado por la luna. Parece arrancado de un cuento de Poe, larga la figura y honda la mirada. Su voz emerge como de una caverna.

―Lamento molestarte, mi amigo. Vi luz en tu casa y pensé que podría compartir contigo esta media botella que busca otra sed, además de la mía.

Lo último que deseo esa noche es interrumpir el alegre curso de mi narrativa, pero la extraña fascinación que ejerce sobre mí su presencia y algo así como una solidaridad compasiva, hacen que lo deje franquear el umbral de mi casa. Interrumpo mi trabajo, no sin alguna pena, preparo dos vasos con hielo y me dispongo a beber del bourbon de buena cepa que el tipo trajo consigo. La única ocasión que entablé una plática con él, fue la última vez que lo vi en una reunión con amigos mutuos.

―Perdón que interrumpa tu trabajo. Pensé que una soledad como la tuya era la adecuada para compartir el júbilo que me embarga esta noche.

¡Bravo! Mi vecino misterioso de halo medieval se encuentra contento. Áspera alegría, pienso, pues la sonrisa que exhibe al brindar conmigo dura dos segundos y se esfuma. Como sea, me da gusto que no muera la esperanza de mantener el tono de esta noche.

―Y, ¿a qué se debe tu felicidad, mi estimado? ¿Una mujer, acaso? ¿O será el influjo que la primavera ejerce en quienes amamos más las flores que el dinero?

―Felicidad, es decir demasiado. Desde hace tiempo alejé tal palabra de mi vocabulario. Es una entelequia, lo sé bien y lo sabes si en verdad has vivido.

― ¡Vamos! Si te atreviste a tocar a mi puerta y compartir conmigo tu júbilo, como dijiste, pensé que esta noche bebería yo con un hombre feliz.

Guardó silencio unos segundos, como si mi súbito entusiasmo nacido por el trago generoso del bourbon, mi tercera copa de la noche, evocara en él tiempos pasados. Enseguida, desgranó su emoción:

―Alguna vez, o varias, pensé que la felicidad habitaba en las palabras sabias de los grandes pensadores o en lo profundo de los ojos de una dama; o bien en una grupa portentosa de mujer asida por mis manos. También creí, ingenuo de mí, en la voz de algunos líderes “iluminados”, en cuatro o cinco libros fundamentales y en mis dos hijos que ya no sé quiénes son ni dónde andan. Ideas, sensaciones, engaños de los sentidos... Perdona si te abruma mi perorata, realmente hay algo bello que deseaba compartir contigo esta madrugada. Pienso que eres es de los pocos con los que puedo sentir alguna comunión espiritual, porque en realidad siento desprecio por el mundo y me complazco con mantener la comunidad conmigo mismo.

¿Schopenhauer?, ¿Kierkegaard?, ¿Heidegger? ¿Ecos de quién escuché a través de esa boca que tomaba con fruición todo el líquido de su copa? Debía luchar con ahínco, pues hasta ahora me había librado de aves negras y personajes trágicos.

―Te entiendo perfectamente. También he dudado de las aparentes delicias del mundo. Pero, bueno, hoy tenemos esta botella con aún buenos tragos, y la noche es fresca, y la nostalgia entre dos también es un buen estado para transitar los minutos, si es que la dama insiste en quedarse con nosotros. Veamos, ¿Cuál es la dicha que debías contarme, si así puedo llamarla?

―Digamos mejor que es una certeza, y llegar a ella me parece una iluminación. No he podido evitar hace poco derramar unas lágrimas por el descubrimiento que hice dentro de mí.

La intriga ameritaba una nueva copa y un habano que encendía sólo en momentos especiales.

― ¡Brindo por esa certidumbre que has descubierto en este mundo de poco fiar! Y por las mujeres, porque aunque sea por momentos, yo sí encuentro en ellas el paraíso tan buscado… y el infierno, también ―mi comentario y su segunda copa hicieron que mi acompañante soltara una leve carcajada. Me animé―. ¡Vamos! Cuéntame.

―Deseo hacerte primero una pregunta fundamental para que puedas comprenderme mejor. ¿Alguna vez has pensado que, como lo dijo Lichtenberg, los hombres sabios de cualquier época han dicho más o menos lo mismo?

―Lo he pensado y lo creo. Además, Schopenhauer agregó que los tontos, esto es, la gran mayoría, han hecho siempre justo lo contrario de lo que dijeron los sabios. He luchado toda mi vida por no estar del lado de los tontos, aunque en ocasiones me porto como tal. Sin embargo, cuando actúo o hablo con bandera de estúpido, al menos tengo conciencia de serlo; esto no me hace mejor, pero me desprecio menos y evito el suicidio. Ahora bien, sigo sin saber nada de tu júbilo interior. De eso que te llevó a buscarme.

Sus ojos brillaron al escucharme. Me miraba como a un hermano al que se le sabía vivo y escondido en alguna parte. Ahora lo encontraba. Chocó su copa con la mía y la bebió completa.

―Comenzaré por decirte que ya no tengo ambiciones, la última que tuve se largó con un poeta, igual de obtuso que yo, pero joven y bello. Ella dejó de significar algo para mí hace tiempo, no me causa dolor ni algún tipo de remordimiento ―paradójicamente, me lo decía con la emoción de un adolescente que le cuenta a otro el descubrimiento del amor en los calzoncitos blancos de una compañera de su salón―. ¡El amor mundano me es ajeno!, y casi todo lo que sucede en el mundo también lo es. Desde hace tiempo voy sólo en pos de mí a través de una prudente alegría que…

El sonido de mi teléfono interrumpió sus palabras enfebrecidas. Era ella, mi amante, interrumpiéndome después de la medianoche. Hablaba con tal intensidad, que sin usar el altavoz sus palabras llegaban hasta los oídos de mi visitante nocturno. Tuve que bajar el volumen del aparato y alejarme para ganar un poco de privacidad. Él dejó de escuchar, pero al final de mi diálogo telefónico, su mirada filosa me dejó ver que escuchó el primer “mi amor” de ella y que adivinó el resto, que incluía un “he descubierto que te amo” teóricamente prohibido entre nosotros, y obviamente descubrió que solicitaba mi presencia, porque varias copas de vino disfrutadas con amigas la habían humedecido desde las uñas hasta las puntas del pelo, justo ahora que yo departía y filosofaba con un hombre más desarraigado que yo, y a punto de escuchar la que sería, tal vez, la conclusión más elevada sobre su existencia, o la esencia de las todas las cosas que hay en el mundo, al menos en el suyo. Hubiera querido ser capaz de mirarlo a los ojos con valentía, y decirle: “Ella me solicita, pero no iré, es sólo una mujer a la que las emociones le juegan una mala pasada porque cree que me ama. ¡No sé cómo se atreve a interrumpir nuestro encuentro, querido amigo! Sirvamos la tercera copa y hablemos de la dicha o desdicha que te embarga”. Sin embargo, no pude.

―Mi amigo, siento mucho esta interrupción. Hay una dama que…

―No es necesario que justifiques algo ante mí. No me compete emitir un juicio al respecto ―creí ver inundados sus ojos― Además, ya es tarde y tengo una gran encomienda para esta noche, o madrugada. Agradezco que me hayas recibido. Me conmueve sinceramente darme cuenta de que todavía puedes ser feliz con los cantos de sirena; yo estoy más allá de tales ensoñaciones. Me retiro.

―Lo siento, de verdad. Puede ser que mañana sea yo quien te invite un trago y… dilucidemos algo más sobre los motivos que aún nos permiten estar vivos sin maldecirnos.

―O que nos permiten estar muertos sin saberlo; o que nos invitan a estar verdadera y gozosamente muertos, sin sufrirlo.  

Y se marchó, dejándome la emoción hecha un nudo que logré desatar sin mayor dificultad en el cuerpo de mi amante, quien antes del amanecer de ese viernes de abril me pidió ser su esposa. Había llegado demasiado lejos al pedírmelo. Se lo dije y salí huyendo de sus brazos con los primeros rayos del sol.

Al llegar a mi calle me sorprendió la agitación que encontré entre mis vecinos cercanos. De inmediato me pusieron al tanto. La ambulancia hace poco se había llevado su cuerpo. Una bala impecable se alojó en su cerebro a través de su boca, dejándome con la duda sobre el júbilo último que lo embargó, o tal vez mostrando un panorama claro sobre el mismo, que poco a poco pude entrever. Él estaba listo para el encuentro definitivo con lo insondable, lo sé. Admiré su valor, y como hermano putativo lo abracé a la distancia.

Necesitaba una copa de whisky para soportar la sacudida de emociones. La bebí y me ancló en mi cuerpo, en mi departamento, en mi pequeño mundo de verdades inventadas que se deshacían; en esta primavera hermosa que seducía mis sentidos. Inesperadamente bajaron unas lágrimas por mis mejillas, no sé si por él, por ella, o por mí.

 

 

Publicado en Lunear La Palabra
Arturo Núñez Alday

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Arturo Núñez Alday