Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo Domingo, 12 Julio 2020 01:58

Mi fantasma negro

Escrito por

¿El amor y respeto que siento por los animales me ha llevado a ver o a imaginar que veo a uno de mis perros que murió hace un año?

Los que creen en fantasmas me dirán que si puede ser que el perrito ande por ahí, bueno su espíritu. Y los que no creen en temas sobrenaturales dirán que estoy loca. Pero bueno, cada quien sus creencias; esto como todo se trata de respetar los sentimientos, pensamientos, posturas, etcétera, de los demás. Así que respeto.

Pues nada, resulta que vi a mi Negrito, bueno eso me pareció,  y  bueno espero que haya sido él (cara de sorpresa).

Lo que me llevó a pensar que los animales también tienen alma y que algunos andan penando todavía en esta dimensión. Es tanto el cariño que siento por él, y por todos los perros del mundo, que para mí su muerte fue una pérdida irreparable, ya que lo considero una parte esencial de mi familia y lo extraño y lo pienso mucho, tanto ¿qué lo veo? ¿sigue cuidándome? Y qué importa, si lo que importa es que esta aquí  conmigo y eso, lejos de darme miedo, me hace feliz, ojalá vinieran a verme todos los perros que he perdido (<3 corazoncito).

Alguien a quien  le conté que vi a mi perro, me dijo que tal vez había sido el perro NEGRO.

El perro negro es un ente espectral que se encuentra principalmente en el folklore de las Islas Británicas, pero también en otras culturas con otros nombres, por ejemplo el cadejo y el dip.

El perro negro es esencialmente un espectro nocturno, y su apariencia fue considerada como un augurio de muerte. En general se supone físicamente más grande que un perro y a menudo tiene grandes y brillantes ojos.

En la mitología europea, los perros se han asociado desde tiempos remotos con la muerte. Ejemplos de esto son las Cŵn Annwn, Garm y el Cerbero, todos ellos de alguna manera tutores del inframundo. Esta asociación parece ser debida a los hábitos caninos de rebuscar en la basura y escarbar la tierra para enterrar huesos. Es posible que el perro negro sea una supervivencia de estas creencias.

Los perros negros  para muchas personas son un augurio de muerte y están de alguna manera asociados con el Diablo.  Mi Negrito, mi fantasma dista mucho de ser eso y sí, sí tenía ojos brillantes y sí estaba loco, pero no era malevolo.

Para mí los perros son niños y siempre lo serán; para mí son seres vivos que no tienen maldad y no saben de odio, sólo son animales que buscan su lugar en este mundo y reaccionan increíblemente al amor.

Los perros viven de afecto, nunca dejes de dárselo, recuerda que sólo te tiene a ti <3

 


Hasta la próxima.

 


I Love Negrito

 

Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo
Laura Medina

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Laura Medina

Más en esta categoría: « Que se queden Más bella que nunca »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.