Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo Domingo, 08 Marzo 2020 06:40

Te conocí en Facebook

Escrito por

Hace unos días fui al cine a ver una película francesa “No soy quien crees”; trata de como una mujer de 50 años conoce a través de un perfil falso en Facebook (se hace pasar por una joven de 20 años) a un chico 25 años menor que ella.

Se enamoran, pero ella sabe jamás podrá haber nada real por la diferencia de edades; así que inventa otra mentira y le dice que no puede conocerlo porque está comprometida y que se casará y que se ira a vivir a Brasil en breve. Éste se entristece y desaparece por completo. Ella decide saber de él a través de un amigo en común. Cuál va siendo su sorpresa, cuando éste le dice que se suicidó por culpa de una loca que conoció en Face!

La mujer entra en una depresión terrible y, bueno, si les interesó la trama los invito a que vayan a descubrir el final.

El tema es que esto que parece netamente una historia ficticia para cine, es una realidad.

Les cuento: hace ya muchos años tuve una empleada que conoció a un buen chico, se hicieron novios y después se casaron; tuvieron un hijo y todo iba bien hasta que Juan conoció a una mujer en Face y se enamoró; esta mujer que estaba mal, imagino de sus facultades mentales o era mala, no se juzgue usted mismo; sólo jugó con él. Quedaron de conocerse. La cita fue en CDMX donde ella vivía. El llegó a la cita súper ilusionado de por fin conocer a la mujer por la que estaba defraudando a su familia. Esta mujer no llegó nunca a la cita. Él se regresó a Cuernavaca sumamente triste. No supo nada de ella hasta el otro día, pero porque le escribió una supuesta amiga de ella; informándole que como él no había llegado a la cita y que entonces ella se puso súper triste porque se sintió engañada y burlada para finalmente… quitarse la vida!

El esposo de mi ex empleada se sintió culpable y se puso súper triste o estaba tan “enamorado” que decidió ahorcarse en el baño de su casa.

Días después del lamentable suceso, mi ex empleada empieza a revisar el teléfono de su esposo y ve todos los mensajes que se había mandado con esta mujer y el mensaje que la amiga de la enamorada le había mandado a su esposo, más otro mensaje, que Juan no alcanzo a leer, donde burlándose le decía que todo había sido una broma.

¡Miren hasta donde podemos llegar por ser inconscientes y tontos!

¿Cómo nos podemos enamorar de alguien que no conocemos físicamente? Las redes sociales se han vuelto imprescindibles para la mayoría de nosotros, la posibilidad de conocer a personas fuera de nuestra ciudad o incluso del país; es tremendamente tentadora.

Basta con enviar una solicitud de amistad o aceptar una para después estar chateando con alguien que no sabemos si existe en realidad o sólo se está haciendo pasar por alguien que no es.

Es tanta nuestra soledad o hastío que buscamos incontrolablemente conocer gente por internet y aún más arriesgado entablar una relación amorosa con un desconocido.

Enamorarse de alguien implica que ya haya habido experiencias físicas, mismas que no existen en una relación por internet; entonces  el inconsciente nos juega mal y nos confunde entre la fantasía y la realidad. Empezamos a experimentar sentimientos y emociones que solamente tendrían que estar programados en un amor físico.

Amor en tiempos de Facebook no existe, esto es sólo una fantasía una ilusión, no más.

Los riesgos de conocer a alguien por internet ya vimos que puede tener consecuencias mortales; nos pueden engañar con perfiles totalmente falsos y las cosas pueden terminar en algo gravísimo: violaciones, secuestros, asesinatos, robos, etcétera…

Y dos: que te rompan el corazón; nuestro inconsciente no tiene límites, salvo cuando el consciente recibe un impacto tan fuerte que hace que el sistema límbico (regula las emociones, la memoria, el hambre y los instintos sexuales) deje de fantasear para poder volver a la realidad, y esto sucede cuando después de pasar un largo tiempo idealizando a esa persona, de pronto un día la conocemos en persona y ¡pum! en cuestión de una taza de café decepción total.

Esto nos puede llevar a cosas peores como: Deprimirnos hasta llegar a hacer algo tonto; o creer que somos nosotros los que estamos mal, los que no merecemos ser amados. Otro riesgo de “enamorarnos” por Internet, es que podríamos estar frente a una adicción activa, donde dejamos absolutamente todo por estar “en línea” para la otra persona.

Creo que alguien que se enamora en línea y deja todo por alguien que no conoce, es porque no se conoce ni ella misma, no sabe de sus cualidades y de sus defectos; habla de una persona que se aprecia muy poco :(

Cuídense, cuidándose y queriéndose ;)

 


Hasta la próxima.

 


I Love Negrito <3

 

Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo
Laura Medina

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Laura Medina

Más en esta categoría: « Amé tu mentira Guárdate »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.