Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo Domingo, 27 Octubre 2019 07:43

Caricias del Viento

Escrito por

“Desde su nombre, una orquídea enamora”.

En medio de todo el caos que se vive en esta ciudad, donde hay bloqueos, manifestaciones, asaltos, extorsiones… me parece más que maravilloso que existan espacios para olvidarnos de estos acontecimientos tan perturbadores y que al llegar a ellos entremos a un lugar mágico lleno de aromas, colores y una vibración muy alta…

En días pasados tuve la oportunidad de asistir a la exposición “Caricias del Viento” organizado por la Asociación  Mexicana de Orquideología (AMO). Definitivamente se agradecen estas exposiciones, donde se respira tranquilidad y donde nos regalan un festín de color para la pupila de cualquier persona.

Pude conocer y saber que las orquídeas, flor que desde su nombre enamora, por eso es tan utilizada para conquistar una dama, para hacer sonreír a un convaleciente, o para darle un toque elegante al hogar.

Sabían que hay orquídeas en cualquier parte del mundo en su hábitat natural? Existen  muchos y variados tipos de orquídeas que conviven en una de las familias botánicas más extensas de la naturaleza, no más para que se sorprendan un poquito más, existen más de 30 mil tipos de orquídeas.

Comercialmente las más conocidas son: Phalaenopsis, Dendrobium, Cymbidium, Cattleya, Vanda, Cambria, Oncidium, Brassia, Zygopetalum, Epidendrum.

Obviamente salí de ahí llena de conocimiento de estas bellas flores, porque impartieron un simposio sobre la Flor de Orquídeas, donde aprendí un montón acerca del tema y que ahora quisiera compartirles.

El primer conocimiento que hay que considerar es tener en cuenta, es que estamos ante plantas que en la mayoría de los casos provienen de climas tropicales, donde crecen como plantas epífitas.

Así que el plan es conseguir reproducir las condiciones de vida de su lugar de origen, con la iluminación adecuada, su temperatura, el riego, los nutrientes… 

El problema es comprender que una planta como la Phalaenopsis, vive sin que sus raíces estén enterradas en la tierra. Paso siguiente es entender muy bien sus necesidades de iluminación y humedad. Si entendemos esto lograremos que éstas florezcan dos veces al año.

Todas las plantas necesitan de luz para prosperar, pero no todas aguantan el sol directo o la falta de iluminación.

La regla básica de las orquídeas es que necesitan mucha luz, pero ojo la mayoría no soportan el sol directo. La ubicación correcta es cerca de una ventana, donde reciba mucha luz, donde previsiblemente entrará bastante tamizada. Otra opción es ponerlas a la sombra de otras plantas de interior de mayor tamaño, que soporten o prefieran el sol directo. Ahora bien el agua que les demos es otro factor vital para ellas. El agua de riego debe ser pobre en sal y más bien blanda (la más parecida al agua de su ambiente natural), lo que elimina casi por completo al agua de grifo, que suele contener sales diluidas. Si tenemos la posibilidad el agua embotellada baja en sales minerales, sodio, calcio, es muy bien recibida por la orquídea. Los riegos deben ser abundantes, pero evitando que las raíces se queden encharcadas, no hay que regar demasiadas veces tampoco, el agua debe estar a temperatura ambiente.

Las orquídeas se pueden clasificar según sus necesidades climáticas en tres grupos, dependiendo de la temperatura térmica de la que proceden: las de clima cálido, no se deben colocar en espacios que bajen de una temperatura de 16º C.

Las de origen en zonas templadas (forman el grupo más numeroso). Para estas especies la temperatura no debe bajar de 12º C ni siquiera en invierno, con unas diferencias de temperatura entre el día y la noche de 6º C. Las de zonas frías toleran temperaturas de hasta 8º C. Deben tener diferencias entre el día y la noche de al menos 6º C. Por tanto, los cambios de temperatura son necesarios para un buen crecimiento y que se estimule la floración.

La humedad es otro factor a considerar, por lo que se recomienda poner un platito abajo de la maceta (evitando que las raíces toquen el agua del plato), así lograremos una humedad ambiente de entre el 50% y el 60%, que más o menos corresponde con una humedad agradable hasta para nosotros mismos.

Las orquídeas precisan de aire fresco, debemos asegurarnos de que la habitación en donde las tenemos, posea un mínimo de ventilación diario, pero con el cuidado de que no deben exponerse al aire frío del invierno.

Para las orquídeas que crecen en maceta, nunca debemos utilizar tierra normal de jardinería. Los sustratos son ideales para ellas. Facilitan el drenaje de las plantas, ya que las raíces requieren mucho aire, para que se puedan secar con facilidad. Cuanto más grueso es este sustrato, más cerca estará el cultivo de recrear el hábitat natural de estas plantas.

En resumidas cuentas esta flor es una maravilla de la vida que todos deberíamos apreciar y valorar  y cultivar por ser una BELLEZA!

Después de adquirir tanto conocimiento pues me decidí a comprar una! Dios quiera y se me dé! Está hermosa y de verdad despertar y verla y olerla es una fiesta. Aquí es importante mencionar que cuando se compra esta flor, es vital que su procedencia sea de un vivero registrado ante la SEMARNAT en México.

Gracias a la variada exposición y a la información nutrida que se impartió en el simposium (que se dio gratuito y se agradece muchísimo) casi, casi, salí una experta en orquídeas.

Cualquier duda acá ando ;)

 


Hasta la próxima.

 


I Love Negrito <3

Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo
Laura Medina

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Laura Medina

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.